Chamago bajó la persiana

0
195

La fábrica de bolsas Chamago, ubicada en la ciudad de Río Cuarto, decidió cerrar su puertas sin previo aviso a sus trabajadores. El dueño de la empresa, Gabriel Zabaleta aseguró que: “Ya no tenemos más recursos”.

Zabaleta resolvió “cerrar con llave” todos los accesos a la planta y los empleados optaron por quedarse en el lugar para reclamar el pago de la quincena y las indemnizaciones.

Los trabajadores se mantuvieron en sus puestos de trabajo, y el dueño pidió la intervención policial. “Que nos saquen con Infantería si quieren, queremos defender nuestros derechos. No nos vamos hasta que nos paguen la quincena y aseguren cuando vamos a cobrar las indemnizaciones”, expresaron los trabajadores, quienes recibieron la solidaridad de dirigentes gremiales y hasta estudiantes universitarios.