21F: La marcha contra los ajustes

0
166

El miércoles 21 de febrero en la ciudad de Buenos Aires tuvo lugar la marcha contra las políticas de ajuste y de reformas que viene aplicando el gobierno nacional. La movilización que en principio fue iniciativa de Camioneros y su líder Moyano, logró convocar a una multitud.

Desde nuestra provincia, fueron varios los dirigentes sindicales que estuvieron presentes apoyando el reclamo de los trabajadores en la movilización denominada 21F.

Cabe destacar la importante participación de las dos CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli, las organizaciones enroladas en la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de Sergio Palazzo y los movimientos sociales, como Barrios de Pie, la CTEP, La Alameda y la CCC (Corriente Clasista y Combativa).

Fueron varios los oradores que se dirigieron al público presente. El primero fue Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria. “¿Querían saber cuántos éramos? Muchos más de los 50 que apoyan a Macri”, dijo Palazzo al arrancar su discurso. El sindicalista aseguró que: “los trabajadores sabemos cuidarnos solos”, y agregó que la manifestación se desarrollará “en paz y tranquilidad”.

El líder de la Corriente Federal de Trabajadores disparó que: “violencia es haberle robado a los jubilados en el Congreso. Violencia es querer imponer una nueva ley laboral que quita derechos a los trabajadores. La verdadera grieta está entre los que pueden pagar un plato de comida y los que no”.

Por su parte, Juan Carlos Schmid expresó que: “En estos dos años, el Gobierno logró endeudar al país de manera infinita y que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres”. El único triunviro cegetistas presente agregó que: “Si no paran con el ajuste, no revisan los despidos, tenemos que seguir juntándonos. Así seremos capaces de construir un gran paro nacional. Vamos por más, todos juntos. Sin unidad, no tenemos destino”.

Después fue el turno de Pablo Micheli (CTA Autónoma) quien dijo que Macri “demoniza” a los sindicalistas, llamó a “planear la continuidad de esta lucha” y pensar en “construir un paro nacional”.

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky subrayó enfáticamente que: “Nosotros sabemos que cada vez que salimos a la calle, este gobierno llama a un juez amigo, interviene algún sindicato o inventa una causa. Por eso nosotros bancamos a Moyano y Baradel. Si quieren buscar un ladrón que vayan a Balcarce 50 (Casa Rosada), ahí tienen que buscar. Nosotros queremos trabajo y dignidad”.

Llegado el turno de Hugo Moyano, algunas de las frases que dejó fueron: “hay más de 1,5 millones de pobres en este país, este gobierno los ha multiplicado”; “señor presidente, no siga llevando adelante políticas que hambrean a la sociedad”; “no tengo miedo de ir preso. No tengo miedo de que me maten. Estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores”.

En el día posterior a la marcha, en dialogo con Radio La Red, Moyano expresó que: “me sentaría a hablar con Mauricio Macri”, y agregó, “como no me voy a sentar, hay que buscar la forma para encontrar soluciones a los problemas”.

El dirigente sindical remarcó que todavía no conversaron sobre un eventual paro general. Pero no ocultó su disgusto por la evaluación mediática que hicieron los ministros sobre la marcha: “Si no hay respuestas y la única contestación es reaccionar en contra: tarde o temprano la gente se cansa”, dijo.

Compartir
Artículo anteriorEl #21F en Córdoba
Artículo siguienteLos útiles de ATSA