“Es una flexibilización laboral encubierta”

0
257

Tal como lo adelantamos ayer, los trabajadores gráficos de la imprenta Zepita (Barracas), encargada de la impresión del diario La Nación, atraviesan momentos de incertidumbre y angustia, ya que la empresa los puso entre la espada y la pared con una disyuntiva de hierro para no cerrar la imprenta: 40% de retiros y prejubilaciones y 40% de reducción salarial para quienes continuaren trabajando.

“Sin embargo, a pesar de que más de treinta trabajadores ya aceptaron su desvinculación y a pesar de que la parte sindical ya ha aceptado la reducción del 25% de sus salarios, la intransigente posición empresarial da casi por cerrada la negociación y amenaza con el cierre final de la planta”, expresa el comunicado de prensa de SiPreBa (Sindicato de Prensa de Buenos Aires).

Previamente, los trabajadores habían denunciado una maniobra de flexibilización laboral, con la intención de cerrar los talleres de impresión del diario. “La empresa no está perdiendo, le dijimos que traigan los libros y no lo quieren hacer. Es una flexibilización laboral encubierta. Lo que no pudieron sacar por el Congreso, lo tratan de hacer por empresas”, manifestó Dario Sosta, del gremio gráfico en La Nación.