“Nos trataron como si fuésemos delincuentes”

0
91

Alrededor de 200 policías armados irrumpieron en la planta de la papelera Kimberly Clark, donde los trabajadores ocupan pacíficamente el lugar para reclamar por la restitución de los 300 trabajadores que perdieron su fuente laboral.

Desde el cuerpo de delegados de los trabajadores despedidos manifestaron que: “no hubo ninguna mediación, directamente reventaron los portones e ingresaron con armas apuntando directamente en el pecho de los trabajadores”.

El saldo del operativo fue de 19 trabajadores demorados que posteriormente fueron liberados.

Uno de los delegados de los operarios subrayó que: “Queremos denunciar que el Estado ha jugado un rol clave en esta situación porque ha puesto toda su fuerza en garantizarle toda la impunidad a Kimberly Clark para realizar los cierres de fábrica y permitir la pérdida de 300 puestos”.

“Nos trataron como si fuésemos delincuentes. Un operativo totalmente desmedido, afuera había un ejército. Nosotros no damos por cerrada esta cuestión y vamos a trabajar para desarrollar todo aquel tipo de resistencia de parte de los trabajadores”.